Aunque nadie se dé cuenta

Aunque en nuestra Real Sociedad la denominación se haya convertido desde hace mucho en un contrasentido, lo cierto es que estamos a las puertas de una Junta General Ordinaria de Accionistas. Decía el filósofo que lo único permanente en el mundo es el cambio. En el caso de la Real, podríamos ampliarlo también a la bronca. Sin embargo, lo que permanece inmutable es la nefasta situación económico-financiera que muestran las cuentas.

Sorprende, en todo caso, el nulo debate público suscitado a partir de la publicación de las mismas, a pesar de que todos somos conscientes de que una situación concursal dista de ser normal y por tanto conviene estar más alerta que nunca. Bien al contrario, a estas horas los mentideros y la prensa arde por conocer la composición de cierto grupo de accionistas con voluntad de tomar el control vía remoción del Consejo de Administración en la Junta del sábado. Es alarmante que nadie haya tratado de clarificar cuál es la situación que arrojan las cuentas, que es gravísima como veremos a continuación, o (aún más grave), que no se oiga ni una sola propuesta de acciones a llevar a cabo de cara a frenar la inercia. Y lo que está claro es que, esté quien esté al frente, poco más que firmar el acta de defunción podrá hacer con una organización que gasta cada año el doble de dinero que es capaz de ingresar.

La Real Sociedad debe a 30 de Junio de 2008 la friolera de 40,4 millones de euros. Lo más grave, manteniendo la tendencia de los últimos 8 años, es que la inmensa mayoría de esa deuda debe pagarse esta misma temporada (por no citar los intereses), concretamente 34,6 millones.

Además, los gastos que la Real tuvo que afrontar la pasada temporada ascienden a 30,3 millones (estando en 2ª), mientras las cuentas presentadas por el Consejo de Juan Larzábal sobre la última temporada en 1ª mostraban unos gastos de 35,7 millones de euros. Apenas una reducción de 5,5 millones. Estos gastos no son todos los que la Real afronta, sino aquellos derivados de su actividad habitual (excluyendo gastos financieros y extraordinarios). Lo anterior pasa a ser dramático cuando lo comparamos con los ingresos procedentes de la actividad habitual: Han pasado de 35,1 millones hace dos temporadas en 1ª, a 15,8 millones la pasada campaña (en 2ª). Esto significa que, incluso si la Virgen apareciese por las oficinas de Anoeta e hiciese desaparecer toda la inmensa deuda de la Real, el club perdería cada año 15 millones de euros, el doble de lo que ingresa. Algo absolutamente insostenible y que llevaría al cierre a cualquier empresa, ipso facto.

De forma sintética, las partidas que nos parecen más destacables para comparar la situación en 1ª y 2ª se encuentran en esta situación:

GASTOS: 11,4 millones sueldos jugadores vs 14 millones en 1ª [- 2,6 millones]
GASTOS: 15,7 gastos de personal vs 17,3 en 1ª [-1,6 mill.]
GASTOS: 2,9 servicios exteriores vs 2,9 en 1ª [=]
GASTOS: 4 gastos adquisición jugadores vs 1,9 en 1ª [+2,1mill.]
GASTOS: En total, sin tener en cuenta la partida 'Gastos de otros Ejercicios [24,9mill.], gastos de temporada anterior 31,7 millones vs 35,6 millones en 1ª. Diferencia = -3,9 mill.

Dichos gastos de otros ejercicios contemplan los ajustes contables llevados a cabo tras las indagaciones hechas durante la Due Diligence, y compensan las fraudulentas prácticas contables de Consejos de Administración anteriores. No obstante, lo precupante es que la Real, pese a las promesas, apenas ha reducido su estructura en lo que a gastos se refiere pese a haber descendido de categoría.

INGRESOS: 5,8 millones por abonados en 2ª vs 7,5 en 1ª [-1,7mill.]
INGRESOS: 1,5 millones TV 2ª vs 10,4 en 1ª [-8,9mill.]
INGRESOS: 5,7 millones publicidad en 2ª vs 7,5 en 1ª [-1,8mill.]
INGRESOS: 3 millones venta jugadores vs 5,8 en 1ª [-2,8mill.]
INGRESOS: En total, a grandes rasgos, ingresos en 2ª 21,1 millones vs 35,1 en 1ª [-14mill.]. Reducción muy significativa, del 40% respecto a 1ª.

Vemos que los ingresos solamente permiten cubrir (sin contar los 24,9 millones de gastos ejercicios anteriores) 2/3 de los gastos totales al año.

Visto lo visto, ni el Consejo de Juan Larzábal hasta Diciembre de 2007 ni Iñaki Badiola y el suyo a partir de entonces han logrado aumentar los ingresos (pese a presupuestos de la Arcadia feliz y promesas antieconómicas). Cosa que, no lo neguemos, es muy difícil de conseguir. Lo que tampoco han sido capaces de hacer es afrontar un radical recorte de los gastos. La Real Sociedad sigue siendo una macroestructura organizativa que pierde dinero cual colador. Sólo los salarios (aunque ya esta temporada se hayan reducido) de todos los profesionales que trabajan en nómina de la Real suponen la cuantía completa de los ingresos corrientes, lo cual no hay por dónde cogerlo.

Para quien ama profundamente la Real y la siente como parte de su vida, y además se encuentra con ganas de acudir a la Junta, una petición: más allá del ruido, la trifulca y los debates personales, exijamos propuestas por parte de quien pretende dirigir el barco. A pesar de que a nadie parezca importarle, los números son el síntoma, y los nuestros son de enfermo terminal. Exijan propuestas concretas, quien las tenga, si son creíbles, merece la oportunidad de intentarlo. Quien no las tenga, no. Y va por todos.

Eutsi Erreala!

Las novedosas finanzas del 'Caso Zubiaurre'

RSSErrealaLa atípica propuesta para eludir el pronunciamiento de los tribunales en el ‘Caso Zubiaurre’ hecha pública por Iñaki Badiola nos acerca a una realidad novedosa de la que en pocas ocasiones hemos podido escuchar en lo que a la Real Sociedad se refiere.

Se trata de las operaciones financieras que forman parte del día a día de las empresas pero que quedan generalmente alejadas (demasiado para nuestro entender) de la actualidad y del debate en torno a los equipos de fútbol. El nuestro no ha sido una excepción a esta realidad hasta ahora, por lo que aprovecharemos la ocasión para tratar de arrojar algo de luz sobre este tipo de operaciones.

La propuesta hecha al Athletic es doblemente novedosa tanto por la forma en que se pretende implicar al equipo vizcaíno en el pago de su ‘deuda’ como por la idea de negociar con una entidad financiera la disposición inmediata de una cantidad equivalente al valor que a día de hoy tendría esa serie de ingresos que se alargarían durante los cien años que dure el acuerdo.

No nos alargaremos en la propuesta hecha al Athletic puesto que dentro de nuestro interés se encuentra no el analizar la misma sino el posible acuerdo con la entidad financiera para el adelanto del dinero, pero creemos conveniente recordar los términos:
- Una cuantía fija de más de 5 millones de €.
- Los derechos íntegros de televisión y taquilla de un partido amistoso en Anoeta anualmente durante los próximos 100 años.
- La compartición de los derechos de TV y taquilla de un partido amistoso a celebrar en San Mamés anualmente durante los próximos 100 años.

Para la segunda parte de la operación, la de cobro a día de hoy de la cantidad equivalente a ese flujo de ingresos futuro, el Consejo de Administración de la Real pretende ‘Titulizar’ esos ingresos. En palabras del Presidente:

“...Cuando tienes un derecho sobre algo futuro lo puedes traer a valor presente y obtener, en determinados bancos, un valor monetario ahora, en el presente.”

Lo cual es perfectamente posible siempre y cuando la entidad financiera acepte ciertos supuestos que se le plantean. Retomando las palabras de Badiola:

...eso hemos hecho nosotros: analizamos la oportunidad de cuánto nos supondrían 100 años de derechos de taquilla y derechos televisivos", y eso, junto con "una cuantía que debería darnos el Athletic de Bilbao", superior a los 5 millones de euros ya estipulados por las dos sentencias previas existentes, "nos sale mucho más rentable que esperar a los 33 millones.”

La parte resaltada en negrita es la que tiene miga aquí. Analizar dicha oportunidad supone estimar algunos parámetros como son:
- El valor de los derechos televisivos y su posible cambio a lo largo del tiempo.
- El número de espectadores que acudirán a ambos partidos durante los cien años, sin contar si los precios de las entradas son diferentes según edad o por otros factores.
- El precio de dicha entrada y el previsible aumento por efecto de la inflación durante los 100 años.
- El riesgo que para la entidad financiera supondría el aceptar adelantar cierta cantidad a cambio de obtener los derechos por los conceptos que se plantean. Esto, en la práctica, supone definir un tipo de interés de “coste de oportunidad”. Es decir: si en vez de invertir en la propuesta de la Real, el banco invirtiese en algo con igual nivel de riesgo, qué tipo de interés obtendría. Esta cifra es necesaria a la hora de calcular la cantidad a pagar por dicha inversión.

Sin intención de cubrir todos los detalles, lo planteado muestra a las claras lo complejo de dicho cálculo. Hablamos de suposiciones y estimaciones que dependen mucho de la interpretación de cada uno, especialmente por la cantidad de años de la que hablamos. Negociar esos términos con cualquiera debe ser una tarea muy ardua.

En un próximo artículo, trataremos de estimar las cantidades que pueden formar parte de la operación y calcularemos la cantidad que podría obtenerse si la titulización se lleva adelante en esos términos.

Futuro nuevo, futuro transparente

Una nueva era se abre en la Real y los primeros meses parecen muy importantes de cara al futuro a largo plazo. Y no solo lo decimos en cuanto a la marcha deportiva del equipo, sino también a los posibles acontecimientos económicos que puedan ocurrir, que aclararán u oscurecerán, hipotecarán o sanearán la delicada situación actual.

Clave será en todo este proceso la due diligence que comenzará el próximo día 8, según anuncio ayer el flamante nuevo presidente realista. Esta auditoria en profundidad analizará la situación real del club, así como las principales operaciones de los últimos tiempos. Iñaki Badiola anunció que publicaría la información obtenida, toda “menos la que lleve a la Real a Segunda B”.

Desde RSS Erreala esperamos con optimismo la publicación de esta información para poder analizar todo lo que salga. Queremos comprobar qué existe realmente detrás de los puntos oscuros encontrados en el Balance y la Cuenta de Resultados analizados en anteriores artículos. Y queremos probar si las suposiciones realizadas son o no verdaderas.

Pero no sólo nos dedicaremos a ver el pasado reciente y el presente de la Real mediante la due diligence, sino que analizaremos los movimientos que hagan los nuevos consejeros en el apartado económico. Existen algunas dudas en algunas operaciones que desde aquí intentaremos aclarar y responderemos igualmente a las preguntas que nos puedan plantear nuestros lectores.

Ante esta nueva situación que se abre lo primero que queremos hacer desde RSS Erreala es felicitar a Erreala Primeran y esperemos que la transparencia que busca Iñaki Badiola de cara al pasado también se cumpla de cara a futuro.

Badiola desvela otra de sus fuentes de financiación

La comparecencia de esta mañana de Iñaki Badiola en el local social de la Unión Artesana ha permitido conocer más detalles de algunos aspectos importantes de la propuesta del hasta ahora único candidato a la Presidencia de la Real Sociedad.

Y nos ha interesado especialmente la respuesta a una de las últimas preguntas planteadas por el numeroso público que allí se ha congregado. Concretamente, Iñaki Badiola ha sido interpelado acerca de la continuidad o no de Xabi Prieto dentro de la plantilla de la Real.

Dentro de las incógnitas que a los aficionados se les habían ido planteando estas semanas, una de las que habían quedado más en el aire era el modelo de negocio que Lighthouse Consulting pretendía plantear a la hora de rentabilizar sus inversiones en activos cuyo rendimiento fuera aprovechable por la Real: derechos federativos de jugadores, contratos de explotación de merchandising de eventos con repercusión mundial a celebrarse en China en fechas cercanas, etc.

Lo poco que los miembros de RSSErreala sabíamos hasta la fecha era que la Real Sociedad se iba a beneficiar de dichas inversiones de Lighthouse bien gratuitamente (como en el caso del merchandising), bien a precio de coste pagadero una vez obtenida la liquidez suficiente para hacerlo (caso de los jugadores nuevos por recalar en la Real). Era evidente que faltaba la parte que cierra el círculo, la del rendimiento económico de los inversores cuyo capital Lighthouse Consulting pretende canalizar en la Real.

Ese círculo parece cerrarse con las declaraciones de hoy de Badiola, quien ha afirmado que, en el caso concreto de Zigic, su contrato con Lighthouse permitiría a la empresa que si a final de temporada hubiera una oferta económica interesante por el jugador, quedarse con la plusvalía o revalorización sin que la Real percibiera dinero alguno. Lo cual ya se intuía como una fuente lógica de rentabilidad para Lighthouse, en cuyo caso la Real se beneficiaría del rendimiento deportivo del jugador, concepto por el cual tendría que pagar la ficha del jugador el tiempo que contara con sus servicios. Sin embargo, también podría darse el caso de que la Real pueda asumir la inversión de adquirir a Lighthouse los derechos del jugador tal como hasta hoy se había barajado por parte de Badiola, al mismo precio que lo que recibiría el Valencia por el traspaso.

Lo que parece que puede ser algo más difícil de asumir por la afición es que la situación de Xabi Prieto a la que aludíamos antes se resuelva de forma muy similar. Esto es, que Lighthouse adquiriera sin coste (como cualquier otro club del mundo puede hacer a partir del 30 de Junio) los derechos del jugador para que jugara a partir de esa fecha “en alquiler” en la Real, y ante un hipotético traspaso del jugador el club no recibiera cantidad alguna.

La situación de la Real es la que es, y los grandes remedios a grandes males suelen comportar también grandes riesgos. No es sensato pensar que, ante semejantes riesgos, quienes parecen dispuestos a jugarse su dinero y/o su reputación profesional lo hagan única y exclusivamente “por amor al arte”. Ni se pretende ni se espera, pero es necesario que estas operaciones se conozcan al detalle para que nadie se lleve a engaño y las nuevas reglas de juego queden claras para todos, y muy especialmente para los accionistas.

Urte Berri On denoi!

Otra oportunidad perdida

Más de lo mismo. Otra grave irresponsabilidad. Esto es lo que uno piensa cuando el señor Larzabal da por finalizada la Junta General de accionistas del viernes. Las declaraciones posteriores, como otros han hecho antes, huelen a tierra quemada. El Presidente & co. pensarán que les fue bien y tuvieron una plácida Junta. Inmerecidamente plácida.

Durante la misma, y más claramente tras una de las intervenciones de la fase de "Acusaciones, Constataciones y Preguntas", pudimos apreciar a un hombre cumpliendo el papel de abuelete conciliador y olvidadizo. De las personas que se sentaban a los lados, ninguna parecía sentirse responsable de haber llevado la situación al extremo de tener que organizar unas elecciones entre Año Nuevo y el día de Reyes. Y es que no convendría olvidar que este vendaval de sucesos institucionales al que asistimos no viene forzado por Iñaki Badiola. Tampoco por APARS-EZATE. Ni por la crispación y la "fractura social". Viene provocada por una gestión negligente de las versiones anteriores a este Consejo interino, que tampoco se diferencia tanto del actual.

Estas personas (y las que huyeron) no han cumplido ni con los que les votaron ni con el resto. No han cumplido con su programa electoral. Tampoco con quienes les han apoyado desde las altas esferas o desde los grandes paquetes accionariales. Paquetes tan grandes como ellos en lo coloquial del término. Ineficaces. Malos. Ineptos.

Con lo poco que quedaba en caja se les ocurrió poner todos los huevos en la cesta de una persona tan ineficaz como ellos. Con más labia y carisma, eso sí. Aquel que se permitía seguir dando lecciones en un canal de televisión y que se dejaba entrevistar en Alderdi Eder como personaje VIP. Luego vino Lotina. Manuscritos recitados con voz lastimosa y barba de tres días. Frases de cuatro duros para templar los ánimos. Negociaciones con Lendoiro. Del resto no merece la pena ni hacer mención. Vaya dos.

Volvamos a la Junta:

Se aprobaron unas cuentas que muestran una situación muy grave, de insolvencia teórica a corto plazo. Y se aceptó un presupuesto que define lo que ha sido el mandato de este Consejo: incapacidad. Incapacidad para disminuir los gastos, incapacidad para generar ingresos corrientes, y por tanto, imposibilidad de cuadrar las cuentas sin vender. Algunos dirán que el presupuesto se aceptó porque todo el mundo sabe que se quedará en eso, en unos planes de un consejo que se irá antes de poder ejecutarlo. Que se aceptó porque la gente fue a escuchar lo que Badiola tenía que decir y no tiene ningún sentido enfrentarse a un consejo que tiene fecha de caducidad. En otras circunstancias todo hubiera sido igual. Todo se hubiera aceptado. Hubieramos gritado más. La Junta hubiera sido menos plácida y más desagradable. Pero se hubiera aceptado todo. Como siempre. Sin embargo, la sospecha cada vez más extendida de existencia de irregularidades en la elaboración de cuentas hace que la aprobación de las mismas sea también irresponsable.

Por no hablar de unos auditores que en los últimos tres años han sido cuestionados dos veces por presidenciables sin relación aparente entre ellos. Un tema que ha pasado desapercibido prácticamente, pero que nos parece escandaloso: la versión de Fuentes de este Consejo realizó un informe de gestión adicional al acceder al cargo porque no confiaba en la información que había, y que estaba proporcionada por la misma empresa auditora que ahora está en tela de juicio porque las cuentas siguen generando dudas (las que antes no quedaron despejadas y las añadidas de estos últimos dos años y medio). De sainete.

El señor Larzabal defendió una vez más la atomización del accionariado de la Real. Es interesante el debate sobre el significado de las acciones que son delegadas al consejo de administración con anterioridad a la celebración de la junta. Y sobre todo los accionistas que se las delegan. En este sentido, durante los primeros días de Julio de 2005 nos cansamos de leer y escuchar que el verdadero éxito de DenonErreala había sido no sólo ganar en número de acciones, sino en número de accionistas. Correcto. De ese día en adelante, las hojas de cálculo de la Real han olvidado la función de suma en ciertos casos. Es justo lo que ocurrió en la Junta, cuando la doble petición de un accionista (antes y después de las votaciones), fue respondida por el ¿PortavozPorUnDía?/¿ÚnicoEuskoparlanteSolventeDelConsejo?/¿CurtidoEnJuntasCaldeadas? Ansoalde (siendo portavoz Mandiola) con un "nuestros sistemas no disponen de la capacidad de ofrecer ese dato de forma instantanea". Cosa que nadie se cree. Es absolutamente inasumible por una mente racional en el año 2007 que un sistema de recuento informático de votos sea capaz de sumar las acciones (hasta 131.000 que tiene la Real) y no sea capaz de hacer lo mismo con aquellos que las ostentan, cuando sí ha sido capaz de dar el dato de las personas presentes en la sala. Eso se llama no querer decir la verdad, de forma consciente y predeterminada.

Y cerramos por ahora con una pregunta para la reflexión serena, y que cada palo aguante su vela (que parte de la culpa la tenemos todos): ¿Qué hubiera ocurrido si en vez del 42% del capital hubiera estado presente el 80%? Lo mismo seguro que no. Es lamentable.

Sin Fondo ni Maniobra: el Talón de Aquiles de la Real

Una vez analizados el activo y el pasivo de la Real, llega el turno de comparar lo que nos encontramos en un lado y en otro. Y para esta comparación, el indicador más llamativo es el Fondo de Maniobra.

Desde el punto de vista contable el Fondo de Maniobra se define como la herramienta que sirve para conocer la liquidez o capacidad financiera a corto plazo que tiene la empresa. Es decir, la capacidad que tiene la Real para pagar las deudas a corto plazo. Y esta capacidad esta muy limitada en la Real.

La Real, según su balance a 30 de junio de 2007, tiene que pagar antes de que pase un año una cantidad cercana a 25 millones de euros por las distintas deudas que tiene. El tener deudas no tiene por que ser malo, pero el problema se crea cuando no puedes pagarlos y la Real no tiene capacidad para pagarlos. Ahora mismo la Real solo puede generar en menos de un año 10 millones de euros que es la suma de las existencias, deudas a cobrar y el dinero en caja que tiene. Esa diferencia de 15 millones es el Fondo de Maniobra, en este caso negativo (10 – 25).

Según estos datos, la Real debe pagar con 10 millones de euros deudas que ascienden a 25, pero ¿como lo harán? Pues la intención del Consejo saliente es la de vender Patrimonio de la Real (Zubieta, jugadores, derechos sobre canteranos, etc,), pero esta solución lo único que hace es solucionar el problema a corto plazo dejando hipotecado el futuro de la Real. Esta es la solución que se ha ido tomando año tras año.

¿Y la solución que plantea Badiola? La solución de los “chinos” sería generar mayores ingresos a corto plazo sin tocar en un principio el patrimonio del club. Eso sí, parece muy difícil que puedan generar 15 millones adicionales, así que no descartemos alguna ayudita (préstamo) de su antiguo banco, el Santander.

Por lo tanto, la Real se encuentra en una situación de SUSPENSIÓN DE PAGOS TEÓRICA debido a su Fondo de Maniobra negativo.

Y que no nos engañen diciendo que esta situación se mantiene desde hace años, ya que el año pasado este fondo era de -12 millones y este año ha vuelto a subir, así que el problema se ha incrementado.

Auditoría de compra o "Due Diligence"

   (De la Wikipedia): 

    En el caso de Fusiones y Adquisiciones de empresas, la parte compradora necesita conocer al detalle el estado de situación de la empresa a adquirir. La función básica de la auditoría de compra o "due diligence", es valuar los activos y deudas de la compañía objetivo, investigando los aspectos significativos de su pasado, presente y futuro predecible .

    El due diligence permite evaluar a la empresa en marcha, valuar sus activos y pasivos, conocer sus aspectos legales como contratos y estatutos, cumplimiento de la legislación vigente, marcas registradas, activos intangibles, determinar los riesgos contingentes del negocio, juicios actuales y potenciales y determinar la existencia de pasivos ocultos, reales o potenciales. También evaluar activos intangibles como el capital humano, el conocimiento, la cultura de las empresas, capacidad de liderazgo, etc.

    Producto de la realización del trabajo, se realiza un informe con comentarios y observaciones que servirá como base para la negociación del acuerdo final en temas como potenciales riesgos contingentes, cláusulas de garantías, etc.

La mentira de la atomización... ¿o no?

Es curioso ver cómo se está utilizando la defensa de la "atomización" del accionariado como principal argumento y bandera de las fuerzas contrarias al proyecto de Badiola. Y es curioso, porque los que ahora salen a defender esa estructura de "la real de todos" son en muchos casos los mismos que estos últimos años se han aprovechado de ella para dirigir los destinos de este club sin tener en cuenta al accionista de a pie. Desde la época de Uranga, quién admitió en una junta de accionistas que "la mesa" tenía más acciones que la suma del resto de accionistas presentes, todos aquellos que hemos asistido a las juntas de accionistas de la real nos hemos dado cuenta de que eso de "la real de todos" es una gran mentira. La asistencia a una junta de accionistas de la real otorga al presente el derecho de "pataleta" (ejercido de manera respetuosa por la gran mayoría de accionistas, aunque siempre hay excepciones...) pero nada más.

La gran mentira de la atomización reside en dos hechos que a pesar de no estar relacionados, han posibilitado que unos pocos hayan utilizado este club en su propio interés, en la mayoría de los casos para intentar saciar egos insaciables y en otros para obtener salarios de superejecutivos sin serlo. Estos individuos se han aprovechado en primer lugar de una red de contactos político-empresariales para aglutinar importantes paquetes de acciones que les han permitido controlar un 20-25% de las acciones del club. Este porcentaje ha sido el porcentaje que los asiduos a las juntas conocemos como "las acciones de la mesa". Este paquete de acciones nunca ha representado una participación mayoritaria, y no hubiera sido suficiente para controlar este club de no haber sido por el segundo factor que ha hecho de la atomización una trampa para los pequeños accionistas. La abstención o "acciones dormidas" nos han hecho polvo. Este grupo de acciones puede llegar a representar un 40% del capital de este club y han hecho que el consejo de turno haya controlado las juntas de accionistas a su antojo, dejando la posición del accionista asistente en la asamble vendida ya antes de empezar a votar cualquier cuestión. El ambiente de desacuerdo y de 'no podemos hacer nada' que durante los últimos años se ha convertido en habitual ha llevado a números que, como mínimo, merecen una reflexión: en la última Junta, la del 30 de junio, y a pesar de lo grandilocuente de alguno de los puntos del orden del día, tan sólo el 51% de las acciones de la Real estaba presente. 1 de cada 2 acciones no estaba en el Kursaal. Tras la participación record justo dos años antes en las elecciones (83% de las acciones), hemos asistido a la desaparición de la escena de 42.000!! acciones. Y eso es mucho más de lo que Kutxa, Astore, las grandes familias de accionistas y los grandes acionistas individuales pueden llegar a manejar si votaran todos lo mismo.

La verdad es que es difícil de explicar la pasividad de este importante número de accionistas: puede que sea falta de interés sobre el futuro de este club, y contra eso hay poco que hacer; o también puede ser por falta de información, que considerando el nivel de profesionalidad de los medios de comunicación locales, no sería de extrañar. Contra eso sí que podemos hacer algo, y desde aquí, humildemente, lo estamos intentando.

Sea lo que sea lo que ocurra en las elecciones del 3 de enero, esperamos que la defensa de lo que se conoce como "atomización" no sea un argumento que decida los votos para uno u otro lado. Porque digan lo que digan, nosotros, que somos de los de cinco acciones, hace tiempo que no nos consideramos dueños de este club. La verdad es que eso de "atomización" empieza a sonar ya a campaña electoral populista, como aquello de "ex-futbolistas"...

El caso "Txato" Núñez en la Real

En el artículo anterior nos preguntábamos por qué la Real seguía gastando lo mismo en el sueldo de los empleados no deportivos y no intentaba reducir dichos gastos. Pero una vez conocida la sentencia del llamado “caso Nuñez” que va a sacudir las arcas del Athletic de Bilbao, nos hemos dado cuenta de que casi es peor el remedio que la enfermedad.

 

En el año 2001 (o quizás, en 1998) el Athletic firmó un contrato blindado con “Txato” Nuñez. Unos cuantos años después, el nuevo presidente del club decidió despedir a Nuñez y la bromita del contrato blindado le sale cara al Athletic: tiene que pagar una indemnización de 900.000€ (150 kilos para los que siguen pensando en pesetas). ¡Casi nada! ¡Y eso que podía haber sido peor!

 

Y nos surge la duda: ¿Qué ocurriría en la Real? Comentamos que se publicó que en la Real había dos de esos contratos, por lo que imagínense el panorama: ¡1,8 millones a pagar de indemnización! ¡Y nos quejábamos de que ahora cobran eso anualmente entre todos los empleados! Así que no sabemos que es mejor: ¿pagar 1,8 millones anuales en sueldos o pagar eso a dos ex-empleados más el sueldo de los demás trabajadores?

 

En todo caso la culpa la tienen los famosos contratos blindados y, sobre todo, los que las crearon. Pero luego dirán que en la Real no hay de eso…

Los gastos huelen mal...

Cuando un club, como la Real, desciende de una categoría, lo primero que tiene que intentar su consejo es disminuir los gastos que tiene. Y la verdad es que en el presupuesto se contemplan 10 millones de euros menos de gastos que en el presupuesto del año pasado. Son muchos los apartados donde se ha conseguido disminuir casi hasta la mitad los gastos pero luego habría que cumplirlo en la práctica. En ese sentido la teoría de los gastos parece correcta, pero solo parece a medias.

Estaremos de acuerdo con que los gastos de los sueldos del primer equipo deberían de disminuirse, puede que no en la mitad pero sí bastante. Y así ocurre en la Real. Pero, ¿no debería ocurrir lo mismo en el resto de estamentos del club?

Cuando una empresa tiene que recortar gastos se suele recurrir a los empleados y en la Real se ha recurrido a ellos: los jugadores. ¡Incluso los sueldos del Sanse y juveniles han disminuido! Ya sabemos que es una solución que no gusta a nadie, pero desde el punto de vista del accionista tenemos que ver la Real como una empresa y es una de las soluciones. Pero, ¿qué ocurre con el resto de empleados del club?

Y después de estas dos preguntas llegamos a la pregunta del millón que ya se le planteó en su debido tiempo a Astiazaran: ¿existen contratos blindados en la Real?

Nos preguntamos esta cuestión, porque si cogemos las cuentas con mayores gastos del presupuesto nos damos cuenta que existe una que apenas disminuiría: Sueldos personal no deportivo. Hay un grupo de gente que el año pasado cobró 1,8 millones de euros en el club y este año se prevé que cobren 1,7 millones. El gasto de jugadores disminuye un 25% (3 millones) y los empleados de dentro del club, los de administración y demás, cobrando lo mismo. ¿Seguro que no existen esos contratos?

En algún medio de comunicación se ha indicado alguna vez que en la Real existían hasta tres contratos blindados que se han quedado en dos en los últimos tiempos. Desde el club siempre se ha estado negando tal hecho, pero si no hay contratos blindados no nos explicamos como es que no se prevé disminuir estos sueldos.

Blanco y en botella...

Comentarios recientes

Cerrar